Afternoons in Utopia

Imagen extraída de: discogs.com

Un álbum olvidado de Alphaville

No niego que, como sostienen muchos melómanos amantes de los 80, el mejor álbum de Alphaville fue Forever Young (1984), donde se encuentran sus tres grandes éxitos, Forever Young, Big in Japan y Sounds Like a Melody, además de una canción no muy conocida por la que guardo especial afecto: A Victory of Love. También defiendo que la banda alemana de synth pop y new wave nunca logró un éxito igual y Forever Young permaneció como la cima de su carrera. A casi cuarenta años de su publicación, las tres canciones de este álbum nos siguen sonando nuevas en la voz de Marian Gold y siguen dándonos la energía necesaria para enfrentar un mundo que se aleja de la belleza a pasos agigantados.

Sin embargo, considero que el segundo álbum de Alphaville tiene también lo suyo y lo tengo en un estante muy especial de mi discoteca, junto a canciones de álbumes posteriores como Romeos (The Breathtaking Blue, 1989), Fools, Beethoven y Faith (Prostitute, 1997). En primer lugar, esto se debe a que Afternoons in Utopia tiene como tercera canción a Jerusalem, esa enigmática letra junto a esa potente y dulce melodía, evocadoras de parajes en los que se desarrollaron eventos esenciales en la historia de la humanidad y que sigue produciéndome el mismo estremecimiento que me causó la primera vez que tuve la fortuna de escucharla a mis cinco años en alguna emisora local. Por otro lado, creo que Dance with Me, que ocupa el cuarto puesto en el álbum, es una de las canciones mejor logradas de Alphaville, expresa la esencia de la banda sintetizando su propuesta estética y su video merece un especial reconocimiento dada su cuidada producción, la profundidad temática de sus escenas y su perfecta coherencia con la canción.

Además de estas dos piezas emblemáticas de Alphaville, dentro de Afternoons in Utopia destacan, especialmente, Fantastic Dream, una hermosa canción de amor que, en mi apreciación, nos remite al universo de Forever Young con motivos de la literatura infantil y juvenil que han gustado a Alphaville desde sus inicios; 20th century, una oda al mundo natural y un clamor por el universo del que nos desconectamos tanto en el pasado siglo y, por último, Universal Daddy, enigmática pieza sobre un líder mundial y su discurso de amor respecto al cual tengo mis propias tesis pero que invito a escuchar e interpretar a cada quién.

Escrito por: Carlos Andrés Gómez
La Ciudad del Sonido / 2021
https://linktr.ee/laciudaddelsonido

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *