Un Oasis Melódico

Styx

Sobre un Fragmento de Styx

Mientras que, en 1981, se establecían bandas como 10.000 Maniacs, Mecano y Metallica, otras se desintegraban como Steely Dan (aunque se reintegraron en 1993) y Paul McCartney & Wings. Con la muerte reciente de John Lennon, la radio estaba invadida de su música. Styx ―banda estadounidense de rock formada en Chicago, Illinois y destacada en el ámbito del rock progresivo, el hard rock, el AOR y la power ballad― lanzaba allí Paradise Theatre (A&M Records), un álbum conceptual, un relato ficticio del teatro Paradise de Chicago desde su apertura hasta el cierre y eventual abandono, utilizado como metáfora para los tiempos cambiantes de la economía y cultura de Estados Unidos entre finales de la década de 1970 y el inicio de la década de 1980.

Cuatro canciones de este trabajo fueron lanzadas: The Best of Times, que llegó al # 3 del listado Billboard Hot 100; Too Much Time on My Hands, ubicada en el # 9 de ese mismo listado; Nothing Ever Goes as Planned y Rockin’ the Paradise, que llegó hasta el # 8 en el listado especializado Top Tracks.

Sin embargo, en mi opinión, la pieza clave de Paradise Theatre es Half Penny, Two Penny, la canción # 9 del disco. Recuerdo que la primera vez que escuché este gran clásico pensé: “Más de lo mismo, sonidos fuertes y estridentes para una canción igual a otras que la gente dice disfrutar pero que a mí no me suena para nada”. Sin embargo, mientras esta melodía se desplegaba, tuve que tragarme mis pensamientos que, afortunadamente, nunca se hicieron palabras. En realidad, Half Penny, Two Penny, no solo es un tema musical que representa muy bien el hard rock de la época, sino que, además, tiene una letra muy poética que se refiere a las desigualdades económicas del momento y otros asuntos de orden político. Lo mejor, no obstante, es el fragmento que podrán escuchar en el video adjunto entre los minutos 4:40 y 6:05, un oasis melódico al que vuelvo siempre como un lugar común del rock que no engaña y que calma mi sed de melómano en el desierto de sonidos sin virtud que es nuestro tiempo. Siguiendo la pista de Half Penny, Two Penny, y especialmente, de este fragmento, sé que puedo llegar a La Ciudad del Sonido, tierra natal de quienes aman la belleza.

Escrito por: Carlos Andrés Gómez
La Ciudad del Sonido / 2022
https://linktr.ee/laciudaddelsonido

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.