The Smiths

Imagen extraída de: infobae.com

Esa luz que nunca se apaga

There is a light that never goes out (1986) es una canción que me remite a las mujeres fatales, específicamente, a ese momento en el que uno, embelesado por las sensaciones, ignora que se encuentra frente a una mujer fatal o, sabiéndolo ―es más, sabiéndolo muy bien―, avanza con paso definido y cara de tonto hacia su muerte, tomado de la mano de la fémina que, después de la embriaguez amorosa, le dejará una resaca difícil de curar. Tal vez esa extraña relación se deba a que esta pieza de The Smiths fue incluida en (500) days of Summer (Dune Entertainment, 2009) ―clásico contemporáneo que aborda el tema en cuestión― y a que se encontraba entre las canciones favoritas de una femme fatale de cuyo nombre no quiero acordarme y quien, después de prometerle a un amigo mío el oro y el moro, se fue a un país lejano con un tipo que le resultó más cercano. Literal, fue a un amigo mío al que le pasó eso y no a mí. El nombre de mis viudas negras y de mis Santa Ritas lo recuerdo muy bien, aunque no quisiera.

En todo caso, trascendiendo el espinoso asunto de las estafas amorosas, debo y quiero confesar mi aprecio por The Smiths, banda cuya carrera (1982-1987), fugaz como amor de femme fatale, marcó la historia del rock y se convirtió en un hito de la música popular contemporánea. John Maher o Johnny Marr (guitarra), Steven Patrick Morrisey (voz), Andy Rourke (bajo) y Mike Joyce (batería) conformaron The Smiths y eligieron ese nombre por ser propio de gente común y, según Morrisey, era tiempo de que las personas comunes del mundo mostraran sus caras.

Debutaron en los escenarios en 1982, pero no en Manchester, su ciudad natal, sino en Londres, por lo cual muchos de sus conciudadanos los consideraron traidores. Su primer single, Hand in Glove (1983) reúne las notas esenciales de lo que podría llamarse el estilo smithsoniano, que combina la poesía amorosa de Morrisey con los riffs de Marr. A su primer disco, The Smiths (1984), sumaron Meat Is Murder (1985), The Queen Is Dead (1986) ―mi favorito― y Strangeways, Here We Come (1987). A 34 años de este último y de la disolución de la banda, la luz de The Smiths sigue sin apagarse, contrario al amor de la femme fatale que, más tarde o más temprano, muere, siempre y cuando no se lo alimente ni se le pongan reflectores.

Escrito por: Carlos Andrés Gómez
La Ciudad del Sonido / 2021
https://linktr.ee/laciudaddelsonido

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

La Ciudad del Sonido presenta: Revolución Sonora

⚜️ Nightmare

⚜️ Nekromantie

⚜️ Mantra Cornuta

⚜️ The Closer

⚜️ Bless The Silence

⚜️ Evil Heart

Sitio: El Timbalero-Bar / Sector UdeA / Calle 66 A # 55-116 – Piso 2

Valor Boleta (Manilla): $40.000 (Preventa)

Sitio: $50.000

Aforo: 150 almas

📌 Manillas disponibles únicamente en Rock Symphony y El Timbalero Bar a partir de junio 16.

📌 También las puedes comprar pagando con transferencia a Bancolombia – Cuenta Ahorros: 43279098308 / Enviar comprobante a Juan David Gómez 📲 311 370 63 09 (whatsapp). Entrega a domicilio (gratis). Toda la info oficial en este mismo contacto a partir de junio 15.

Apoyan: Karl Design, Selva Estudio, Frecuencia U, Sound Gear

¡La Música nos Une! 🤝