Take Me Home, Country Roads

Imagen extraída de: amazon.com

El Estados Unidos profundo

En uno de los colegios donde trabajé existía el English day o Día del inglés, una jornada dedicada a conocer y cultivar este idioma. El tema ―por lo menos en el tiempo que yo estuve― eran los países del mundo y, ciertamente, el país al que más se hacía alusión eran los Estados Unidos de América. Las estudiantes debían explicar su geografía, historia y cultura, decorando los salones con las imágenes y los motivos correspondientes y vistiendo los atuendos tradicionales de la nación del norte.

Lo curioso es que en el imaginario de muchas estudiantes, la mayoría tal vez, lo tradicional de los Estados Unidos eran las hamburguesas de McDonald’s, el rap, el rock, las películas más recientes de Hollywood, la Pepsi y el último CD de Lady Gaga. No es mi intención hablar mal de quienes fueron mis alumnas ―que eso lo hice hasta el cansancio ya, así como reconocer y exaltar sus méritos―, sino llamar la atención sobre esa especie de karma de los E.E.U.U. que consiste en que su imagen en el resto del mundo sea la que han impuesto el capitalismo liberal y la hipermodernidad con sus excesos, una imagen que implica desconocer el genuino corazón de este querido país, el E.E.U.U. profundo, como, caprichosamente, lo quiero llamar en esta oportunidad.

Creo que esta es la razón principal por la que me gusta Take me Home, Country Roads de John Denver (Poems, Prayers & Promises, 1971), canción dedicada al estado de Virginia Occidental publicada como sencillo que alcanzó la segunda posición de la lista Hot 100 de Billboard en poco más de cuatro meses. En su letra encontramos los caminos del campo, las montañas azules, el río Shenandoah y la chica minera característica de esta región. Su melodía sentida y nostálgica expresa ese imponderable de la vida campesina que tienen todos los géneros surgidos de ámbitos rurales y, por eso, fue un gran acierto incluirla en el soundtrack de Dark Waters, película dirigida por Todd Haynes (Participant Media-Killer Films, 2019) en el que el paraíso de la vida agraria y tradicional se ve amenazada por los monstruos de una industria que, sin ser maligna per se, a veces prefiere esquivar preguntas éticas. Canción y cinta muy recomendadas para los residentes de La Ciudad del Sonido.

Escrito por: Carlos Andrés Gómez
La Ciudad del Sonido / 2021
https://linktr.ee/laciudaddelsonido

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Amigos, ya es oficial… 🔥 El próximo 18 de Septiembre volvemos a uno de nuestros parches favoritos: Club Libido. Gracias a Jean Pierre y a Carlos Mario por la confianza. Nos juntamos con los guerreros Reencarnación, T-Machines & EARTH – Black Sabbath Tribute para que juntos vivamos la segunda Revolución Sonora 🤘

Preventa: $40.000
Sitio: $50.000
Aforo limitado: 100 almas

Puntos de venta oficiales (a partir de agosto 15):
Bathory Bar, Mine Hill Store, Villamil & Rock Symphony 🎫

Y también las pueden comprar a través de Bancolombia y Nequi ► Toda la info en el celular 📲 311 370 63 09 (Juan David)

¡La Música nos une!