Sanalejo

Imagen extraída de: discogs.com

Un siglo que comenzó con pie derecho

Viví mi adolescencia durante los 2000 en un colegio católico de clase media alta; entre mis compañeros había “metaleros”, punks, raperos, salseros, amantes de esa cosa rara que es el reggaetón y alternos, es decir, aquellos que, sin identificarse con algún género particular, escuchaban de todo sin mucha erudición y sin discriminar o excluir canciones ni grupos, pendientes solo de lo que les fuera útil para la fiesta y el ligue o “cotice” como se le llamaba todavía en aquellos años. Podría decirse que yo fui siempre un alterno sin fiesta ni ligue, pues por aquel tiempo estuve dedicado totalmente a la vida religiosa en grupos pastorales y movimientos eclesiales cuyo maravilloso y amplísimo mundo musical es tema para toda una serie de artículos que, posiblemente, alguna vez escriba.

Pese a que no haya sido yo un muchacho fiestero ni amante del licor o la vida nocturna ―ni lo sea actualmente―, debo y quiero confesar mi aprecio por Sanalejo, banda colombiana de rock conformada en 2003 por Sebastián Yepes (voz), Federico González (guitarra), Fabián Flórez (saxofón tenor), Mauricio Ramírez (batería), Edwin Ortiz (trompeta) y Ricardo Narváez (saxofón alto).

Combinando el pop rock, el ska y algunos géneros hispanoamericanos, Sanalejo nos hizo tomar de más en alguna fiesta pensando en esa colegiala que ni nos conocía pero que nos gustaba, más por las ganas de tomar y estar despechados que por el amor de la susodicha, pues uno de los mayores méritos de la mujer es inspirarnos canciones, como eso de: “Ya me importa poco lo que tuvimos/ el tiempo y el billete que te he metido/en tus noches de frío, yo te dí abrigo/mientras te cuidaba el sueño/yo sintiéndome tu dueño/y tú soñabas con mi amigo” (Yo no te olvido), pero también aquello de: “A pesar de tanto luchar/es tu recuerdo el que llega primero/Incondicional/me hace saber que todavía te espero/Ante mi incrédula mirada/castigaron mi egoísmo reincidente/al verme solo al espejo/me doy cuenta que me he desvanecido” (Indeleble).

Canciones como Ya tú ves, Yo no te olvido, Barman (Sanalejo, 2003), El Diablo, Guaricha, Mujer calavera, Creí tenerte (Alma y locura, 2005), Mejor que tú no hay nada, Me gusta y No lo hagas (No lo hagas, 2007) permanecen en mi memoria y me evocan momentos de alegría, bonanza y prosperidad. Bien harían las generaciones tristes y blandas en salir de su mutismo y escuchar a Sanalejo, que, todavía hoy, con algunos cambios en su estructura y una nueva voz, nos sigue enseñando que, después de un amor viene otro, que la vida hay que gozarla, que a las mujeres hay que quererlas mucho y saber cuándo dejarlas, pero, sobre todo, que “el diablo es malo y nos corrompe…rompe”.

Escrito por: Carlos Andrés Gómez
La Ciudad del Sonido / 2021
https://linktr.ee/laciudaddelsonido

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

La Ciudad del Sonido presenta: Revolución Sonora

⚜️ Nightmare

⚜️ Nekromantie

⚜️ Mantra Cornuta

⚜️ The Closer

⚜️ Bless The Silence

⚜️ Evil Heart

Sitio: El Timbalero-Bar / Sector UdeA / Calle 66 A # 55-116 – Piso 2

Valor Boleta (Manilla): $40.000 (Preventa)

Sitio: $50.000

Aforo: 150 almas

📌 Manillas disponibles únicamente en Rock Symphony y El Timbalero Bar a partir de junio 16.

📌 También las puedes comprar pagando con transferencia a Bancolombia – Cuenta Ahorros: 43279098308 / Enviar comprobante a Juan David Gómez 📲 311 370 63 09 (whatsapp). Entrega a domicilio (gratis). Toda la info oficial en este mismo contacto a partir de junio 15.

Apoyan: Karl Design, Selva Estudio, Frecuencia U, Sound Gear

¡La Música nos Une! 🤝