Destape, cantinero

Imagen extraída de: verbienmagazin.com

¿El Octavio Mesa desconocido?

A nuestro querido Octavio Mesa, representante antioqueño de la música parrandera, conocido como El Arriero Mayor o El rey de la música guasca, se le recuerda, sobre todo, por las 19 canciones que compilara en su disco de 2006 Los relajos del arriero Vol. 1- El original. Su lenguaje directo, procaz, las anécdotas que relatan sus letras y las alusiones a la vida campesina tan gratas a quienes amamos nuestras raíces hacen que su vigencia siga intacta y que, en cualquier día del año, pero, especialmente, en los de diciembre, las fiestas navideñas tengan de fondo típicos temas que alegran las parrandas como La Berraquera, El Zapatero, El Viejo Contento, El Jornalero, El Pájaro de Acero y Llegó Berraco.

Pese al innegable y merecido éxito de estas reconocidas canciones, hay otras piezas de Octavio Mesa y su conjunto que, con igual o mayor antigüedad que las ya mencionadas, “tienen su filosofía”, por decirlo de una forma coloquial y a la manera en que lo dijera una paisa corriente, “del común y del corriente” pues. Una de mis favoritas es Mujer Moderna, una crítica a los cambios culturales que, ya por aquellos años 70, se evidenciaban en la vida nacional. Sin pelos en la lengua y sin temblores, Octavio Mesa canta: “Hoy para conseguir novia tiene que estar en la onda/fumando la marihuana y ser chivo a la redonda/la jovencita moderna solo busca es un detalle/que su novio fume yerba, pelo largo y no se bañe”, versos a los que sucede un coro pegajoso en tono de reclamo: “Cuando ven un hombre serio, de esos hombres de verdad/lo tratan de montañero, anticuado y algo más”.

En Colombia, el divorcio está permitido desde 1992, pero, ya en 1978, Octavio Mesa se pronunciaba en su contra en una canción que, precisamente, se titula El Divorcio, donde comienza citando sermones de sacerdotes, como hacía con frecuencia el católico tradicional, especie hoy en vía de extinción: “‘Se me hizo raro’, decía el Padre Ambrosio/perdiendo tiempo los amos del Senado/con estas leyes tan tontas del divorcio/si los casados lo tienen aprobado/también lo dijo unos pocos matrimonios/decían ‘por nada del mundo nos cambiamos’(y los que viven llevados del demonio/dicen ‘si no lo aprueban nosotros lo aprobamos’”. A estas líneas se sumaba una ácida denuncia sobre los verdaderos efectos de la ley de divorcio y de quienes, realmente, salían beneficiados por esta: “Y esos borrachos que nunca llevan plata/y que las ollas voltean boca abajo/gritando alegres ‘no más costal con lata/¡viva el divorcio y el matrimonio abajo!’”.

Otras canciones como El Bautizo, El Hijo del Diablo, El Motociclista y La Vida del Goterero hacen parte de ese repertorio desconocido para el gran público y al que vale la pena dedicarle su tiempo, de modo muy especial por las lecciones morales que tienen sus letras y que, con ritmo parrandero, nos traen a la memoria la cosmovisión y las costumbres del campesino antioqueño: trabajador, familiar, buen amigo, hospitalario y amante de Dios y de los placeres legítimos y sencillos de la vida, en los que encuentra su alegría y en cuyo suelo construye su rancho, diciendo, cada tanto, como Octavio en una de sus canciones:“Destape, cantinero”.

Escrito por: Carlos Andrés Gómez
La Ciudad del Sonido / 2021
https://linktr.ee/laciudaddelsonido

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Amigos, ya es oficial… 🔥 El próximo 18 de Septiembre volvemos a uno de nuestros parches favoritos: Club Libido. Gracias a Jean Pierre y a Carlos Mario por la confianza. Nos juntamos con los guerreros Reencarnación, T-Machines & EARTH – Black Sabbath Tribute para que juntos vivamos la segunda Revolución Sonora 🤘

Preventa: $40.000
Sitio: $50.000
Aforo limitado: 100 almas

Puntos de venta oficiales (a partir de agosto 15):
Bathory Bar, Mine Hill Store, Villamil & Rock Symphony 🎫

Y también las pueden comprar a través de Bancolombia y Nequi ► Toda la info en el celular 📲 311 370 63 09 (Juan David)

¡La Música nos une!