He venido

Imagen extraída de: oncubanews.com

Lo mejor de Los Zafiros

En memoria de Vanessa C., a quien la belleza nunca corrompió,

la que, por motivos ajenos a nuestras voluntades,

no fue mía, aun cuando así la siento día tras día…

Cuba, “Cubita la bella” como la llama Emir Boscán en una de sus letras, nos ha regalado caudales de buena música. Podría decirse que, musicalmente, el mundo ha girado, casi siempre, al ritmo de Cuba, esa isla del Mar Caribe donde el dolor y la fiesta han convivido pacíficamente y donde los himnos de la tiranía nunca consiguieron apagar los sones de la fiesta. Dios mediante, hablaré en próximas oportunidades de mi amor por la música cubana y de los distintos artistas cubanos por los que siento cariño, respeto y admiración. En esta ocasión, solo quiero referirme a una canción que tengo entre mis favoritas como una perla de inestimable valor.

El 17 de diciembre de 1962, en el barrio habanero de Cayo Hueso, Leoncio Murúa (Kike), Miguel Ángel Cancio Soria (Miguelito), Homero Ignacio Elejalde Sánchez, Eduardo Elio Hernández Mora (El Chino) y Óscar Aguirre conformaron el conjunto musical Los Zafiros, inspirado en grupos norteamericanos como The Platters. Los Zafiros fusionaron ritmos como el rock, la bossa nova, el calypso, el R&B, las baladas y el doo-woop con el bolero cubano y llegaron a convertirse en uno de los grupos musicales más icónicos del llamado feeling o filin, corriente moderna de la canción surgida en La Habana (Cuba), San Juan (Puerto Rico) y Ciudad de México en los años 40.

De acuerdo con mi gusto musical de aficionado, la mejor canción de Los Zafiros es He Venido (Recordando, 1990), un tema romántico cantado apasionadamente y con una convicción inigualable en la historia de la música popular. Con un acierto indudable, la canción fue escogida para acompañar una escena de la aclamada serie Breaking Bad (AMC) en la que sus protagonistas ven cómo es chatarrizado el remolque en el que solían fabricar la metanfetamina que los estaba haciendo tan ricos (Sunset, capítulo 6 de la tercera temporada). Este momento memorable de la trama no pudo tener mejor fondo musical y nos recuerda que, sensu stricto, sí se pueden amar espacios, cosas o animales, pues el amor es una pasión susceptible de juicio moral positivo o negativo, tema de los moralistas expertos. He Venido habla de un amor intenso, pero, en todo caso, de un buen amor, lo digo yo, que así lo siento, sin ser un experto moralista, valga la aclaración.

Escrito por: Carlos Andrés Gómez
La Ciudad del Sonido / 2021
https://linktr.ee/laciudaddelsonido

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Amigos, ya es oficial… 🔥 El próximo 18 de Septiembre volvemos a uno de nuestros parches favoritos: Club Libido. Gracias a Jean Pierre y a Carlos Mario por la confianza. Nos juntamos con los guerreros Reencarnación, T-Machines & EARTH – Black Sabbath Tribute para que juntos vivamos la segunda Revolución Sonora 🤘

Preventa: $40.000
Sitio: $50.000
Aforo limitado: 100 almas

Puntos de venta oficiales (a partir de agosto 15):
Bathory Bar, Mine Hill Store, Villamil & Rock Symphony 🎫

Y también las pueden comprar a través de Bancolombia y Nequi ► Toda la info en el celular 📲 311 370 63 09 (Juan David)

¡La Música nos une!