Víctor Jara

Víctor Jara

La verdad sea dicha.

Como muchas otras personas, la primera vez que oí hablar de Víctor Jara fue en la canción Matador de Los Fabulosos Cadillacs (Vasos vacíos, 1993). Por allá entre el minuto 2:50 y 3:07, este clásico del rock en español dice: “¿Qué suenan? Son balas, me alcanzan, me atrapan, resiste. Víctor Jara no calla”.

A decir verdad, pasaron muchos años hasta que me decidí a averiguar quién era el tal Víctor Jara y descubrí que, aunque se trataba de otro de esos tipos que nada tienen que ver con mis más profundas convicciones, sino que, más bien, son la antítesis de las doctrinas que profeso, su música tenía una gran belleza. Víctor Lidio Jara Martínez fue un músico, cantautor, profesor, director de teatro, activista político y militante del Partido Comunista Chileno. Su nombre es emblema mundial de la canción social y la canción protesta. Su ideología comunista era la base de su obra musical.

De familia campesina amante del folklore, fue un niño obrero para ayudar a sus cuatro hermanos y a sus padres. Su madre acostumbraba cantar a la familia canciones populares tocando una vieja guitarra.

Víctor Jara se preparó para el sacerdocio, pero se dio cuenta de que no tenía vocación sacerdotal y decidió ingresar al servicio militar. Luego de este periodo en la armada chilena, entró al coro de la Universidad de Chile y, más tarde, a la Compañía Teatral de Mimos Noisvander, lo que le ayudó a tomar estudios de actuación y dirección en la Escuela de Teatro de la Universidad de Chile. En esos momentos, no tenía techo dónde dormir, así que se las arreglaba para presentarse decentemente en todas las citas, a pesar de que dormía en las aceras de la escuela de teatro.

Muchas cosas más se podrían contar de Víctor Jara, pero me quedo con dos que admiro pese a la distancia intelectual y política que nos separa: primero, fue capaz de dar su vida por sus ideas. Segundo, se ganó su lugar de artista destacado con esfuerzo y sacrificio, dándole ejemplo a muchos que quieren ser estrellas en un día y que sacan disculpas para desaprovechar las oportunidades que la vida les presenta.

Escrito por: Carlos Andrés Gómez
La Ciudad del Sonido / 2022
https://linktr.ee/laciudaddelsonido

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *