Marchas Prusianas

Imagen extraída de: detectivesdeguerra.com

Espíritu Caballeresco para la Salud del Alma

Roberto Marchesini es un reconocido psicólogo, psicoterapeuta y consultor de problemas que afectan a la juventud. Ejerce su actividad profesional en la ciudad de Milán, Italia. Reconocido conferencista, imparte charlas en su país y en el extranjero. Es autor de varios libros, entre los que destaca Lo que los hombres no dicen. La crisis de la virilidad, que tuvo en 2016 su tercera edición. Asimismo, escribe en numerosas revistas científicas. En otra de sus obras, Código caballeresco para el hombre del tercer milenio (Sugarco, 2017), defiende la tesis de que la solución para los problemas psicológicos de los jóvenes de nuestros días se encuentra en el código de la caballería.

No solo he experimentado los beneficios del código caballeresco en mi propia salud mental y espiritual, sino que, además, he visto los muchos frutos positivos del mismo en personas de muy distintas edades. Jóvenes tímidos, asustadizos o débiles de carácter se han ido transformando, poco a poco, en personas serias, sosegadas, firmes y valientes, esto es, ni cobardes ni temerarias, ya que la fuerza debe ser usada en la medida precisa y solo cuando es necesario, pero la fortaleza, siempre necesaria, es la virtud cardinal que consiste en mantenerse en el bien actuar y en la defensa del bien pese a las adversidades que se presenten, como un buen soldado.

El espíritu caballeresco es una manera de ser, una mentalidad, una cosmovisión que se manifiesta, principalmente, en el campo de batalla, pero también en la vida cotidiana y en las actitudes de un hombre, en todo. El espíritu caballeresco es un espíritu de lógica, de coherencia, de fuerza de alma por el cual el hombre tiene una noción exacta de su dignidad de hombre. Ahora bien, lo propio del espíritu caballeresco es amar de un modo combativo el orden jerárquico que existe en el universo, en el ser mismo de las cosas, amar la verdad, la bondad y la belleza en sus infinitas expresiones. El caballero no soporta nada que viole el orden implícito y explícito del universo y estará dispuesto a intervenir con fuerza y decir la verdad cuando esta sea vulnerada, reivindicando el recto sentido de las cosas.

Este es, en síntesis, uno de los imponderables esenciales de las marchas prusianas. Ellas hablan de la seriedad, la solemnidad y la grandeza de alma con las que debemos considerar los grandes valores que hacen de la existencia humana algo digno de ser vivido. Cada tanto, dejemos que las marchas prusianas inunden todos los rincones de nuestra casa. Veremos los resultados en poco tiempo, pues, queridos residentes de La Ciudad del Sonido, tal es el poder de la música.

Escrito por: Carlos Andrés Gómez
La Ciudad del Sonido / 2021
https://linktr.ee/laciudaddelsonido

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.